Introducción

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla es consciente de la importancia que tienen los jóvenes en el desarrollo de una sociedad avanzada, ya que ellos son el pilar fundamental sobre el que sustentar la pervivencia de un futuro para nuestra sociedad. La Ciudad Autónoma de Melilla ya ha confeccionado dos Planes Integrales de Juventud, el primero en el año 2004, y un segundo Plan en el año 2009. En dichos documentos se enumeraban diversas medidas en materia de juventud que se han ido ejecutando desde la Ciudad Autónoma de Melilla. Tomando como referencia dichas experiencias, se ha decidido con firmeza la elaboración de unIII Plan Integral de Juventudde la Ciudad Autónoma de Melilla.

Nuestra ciudad cuenta con una población total de 84.345 habitantes, de los que 27.743 son jóvenes entre 14 y 35 años, lo que supone un 32,89 % de la población, ello muestra la importancia de este colectivo en nuestra ciudad. Por parte de esta Administración se cree firmemente en la importancia del diseño de políticas de carácter trasversal que sienten las bases de una actuación coordinada del gobierno, por ello, desde el inicio de la presente legislatura, se han realizado diversas actuaciones en la confección de un documento en el que se plasme de forma concreta una hoja de ruta en el desarrollo de políticas de juventud desde una perspectiva global e integradora. La sociedad joven está constantemente en cambio, por lo que el Plan debe ser lo suficientemente flexible para adaptarse a esta situación de constante reforma en la que se mueve la juventud.

En un marco coyuntural de crisis económica y de valores, hace que se deba impulsar desde la Ciudad Autónoma de Melilla diversas actuaciones tendentes a responder, dentro del marco competencial de esta administración, de forma decidida a las demandas de los jóvenes, por ello se realiza este Plan.

En este contexto, el Plan Integral de Juventud nace como una herramienta de planificación capaz de articular programas y acciones específicas en materia de juventud que permitan, no sólo la aplicación de la normativa en esta materia, sino ampliar los servicios y recursos juveniles. El presente Plan se ha diseñado teniendo en cuenta las principales demandas que tienen los jóvenes, que fundamentalmente son el empleo, ante las altas tasas de paro juvenil, este Gobierno cree que es necesario adoptar medidas decididas para ayudar a paliar dicha lacra, para ello dicho eje se va a fundamentar en: fomentar la formación, incentivar a los emprendedores jóvenes, e impulsar medidas para que se pueda aumentar el empleo juvenil.

Asimismo, los jóvenes necesitan su espacio vital, por ello creemos que la emancipación del joven debe ser otro de los ejes sobre los que se sustente el Plan.Si bien, las tres líneas de actuación señaladas creemos que son las fundamentales para los jóvenes, no queremos descuidar su espacio de ocio, cultura y deporte, ya que creemos que la promoción de ocio alternativo, el fomento de la actividad física saludable, junto con el desarrollo de formas de expresión de la cultura de los jóvenes, son imprescindibles para el desarrollo personal de los jóvenes.

Por último, creemos que las relaciones con las Administraciones Públicas debe adecuarse a la mentalidad de los jóvenes, así como el desarrollo de actuaciones tendentes a concienciar aspectos de salud pública, para combatir lacras entre la población juvenil como son las drogas, o la concienciación en una educación sexual, también en este eje no queremos dejar de lado un aspecto fundamental para nuestra sociedad, nos referimos al medio ambiente, reconocemos en los jóvenes un activismo protagonista, y por ello son los que deben de forma especial, concienciar a toda la población de la necesidad de protección de nuestro planeta, así como ser los estandartes de una cultura cívica óptima.

Todos estos ejes, se van a ejecutar a través de diversas actuaciones, medidas, programas y proyectos, en todos ellos se van a introducir determinadas variables de trasversabilidad, como la tolerancia cero a la violencia de género, medidas de apoyo para personas con discapacidad, o para la integración social y combatir la exclusión social de los jóvenes.

Las infraestructuras también son importantes para el desarrollo de las políticas de juventud, por lo que se establece el compromiso, siempre que la disponibilidad presupuestaria lo permita, para el desarrollo de actuaciones de inversión para los jóvenes.

Dentro de este amplio y variado marco, se ha elaborado este III Plan Integral de Juventud, ajustado en sus recursos, pero ambicioso en sus objetivos, y con la pretensión de aglutinar en un compromiso de este Gobierno gran parte de la medidas que se van a desarrollar para los jóvenes durante el periodo 2013-2016.

Y ello con una declarada vocación de servicio a nuestros jóvenes, nuestro futuro y sin duda, el mejor y más valioso capital.